Su testimonio nos atrae

Han pasado ya hace más de doscientos años desde que el pequeño vollorío Niederbronn, en Francia, vi nacer a su más preciosa flor.
El 14 de Septiembre de 1814 nació la  Madre Alfons María, en el siglo Elisabeth, Eppinger.
Más de 170 años atrás, escuchó la joven Elisabeth en su corazón el llamado de Dios, a cuidar a los enfermos, especialmente a los pobres, y a orar por la conversión de los pecadores. Ello se volvió la misión de su vida e inspiró el carisma  que le dio a la nueva congregación. Aminorar las necesidads físicas y espirituales por medio de la prática de las obras de la misericordia, el ofrecimiento propio por la salvación de las almas y dejar entrever a los hombres y mujeres que Dios los ama.
Guiada por el Espíritu Santo, Elisabeth fue llamada a fundar una nueva comunidad: la Congregación de las Hijas del Divino Redentor. El 31 de julio de 1867 entregó su vida, tan colmada de amor y buenas obras, al Padre Eterno.

Actualmente prestan su servicio en el mundo tres congregaciones que parten de la Venerable Madre Alfons María y que difunden el carisma, que ella les legó. En el año 2017 hemos festejado el 150 aniversario de su ida a la presencia de Dios.

En el 2019 celebraremos el 170 aniversario de tres importantes sucesos. El 29 de agosto recordaremos la fundación de nuestra congregación, el 10 de septiembre, tomó Elisabeth el hábito y el nombre de la misma – Hermana Alfons María, por su devoción a San Alfonso María de Liguori, Padre de los Pobres.

“ Guarda silencio, sufre y ora“, fueron las palabras que caracterisaron su vida, que estuvo puesta al servicio de los otros y llena de dolor y oración. Esto es exacto el legado que ella dejó a sus hermanas. Su lema de vida era el siguiente: “Todo para Dios y la salvación de las almas.” Nadie importaba tan poco que ella no lo ayudara, aunque ella misma tuviera que sufrir.

El 19 de diciembre de 2011 proclamó el Santo Padre Benedicto XVI. el Decreto de las Virtudes Heroicas de la Madre Alfons Maria y le concedió el título de Venerable Sierva de Dios.

El 26 de enero de 2018 se publicó el decreto constatando el milagro por intercesión de la Venerable Sierva de Dios Alfons María Eppinger.

Animados por su ejemplo, pidamos en oración, que pronto podamos venerar a la Madre Alfons María entre el número de los beatos.